Crazy4Media News

Cómo atraer tráfico cualificado y convertirlo en ventas gracias al Growth Hacking

El término Growth Hacking se ha popularizado progresivamente en los últimos años, pero, ¿a qué se refiere realmente? Y, lo más importante… ¿en qué consiste el Growth Hacking?

El Growth Hacking está intrínsecamente asociado al mundo de las startups y una de sus características principales es que pretende ser una alternativa a los métodos tradicionales de marketing, incluso a los métodos tradicionales de hacer marketing online, ya que las startups son empresas que, por definición, no tienen un modelo de negocio férreo, sino que se consolidan y constituyen a medida que van rodando (método de desarrollo de negocio también conocido como “Lean”).

En este sentido, este tipo de empresas no pueden permitirse realizar planes de marketing concienzudos ni asignar partidas presupuestarias de grandes dimensiones a sus proyectos, al menos no en un principio. Es en éste punto dónde entra en juego el Growth Hacking.

El Growth Hacking es una mezcla de analítica, creatividad y curiosidad. Analítica porque es imprescindible para analizar qué acciones funcionan y cuáles no. Creatividad porque será necesaria para generar estrategias y lanzar acciones novedosas y efectivas que nos permitan alcanzar y fidelizar al mayor número de usuarios posibles. Curiosidad porque para un Growth Hacker es indispensable informarse, ser multidisciplinar y analizar críticamente los datos para inventar e implementar acciones creativas.

En resumen, un Growth Hacker es la persona encargada de identificar oportunidades de acercarse a su público objetivo de maneras efectivas y no necesariamente ortodoxas o clásicas, y por supuesto sin realizar grandes inversiones en marketing ni publicidad.

Entonces, ¿cómo se lleva a cabo una estrategia de Growth Hacking?

  1. Encuentra la ventaja competitiva de tu producto / servicio

¿Por qué necesitan los usuarios tu producto o servicio? Tenlo claro, porque si tú no lo tienes claro, ellos tampoco lo tendrán. Una vez que sepas bien cuál es el valor añadido que les ofreces, explótalo: céntrate en hacerlo visible. Además, también te convendrá saber qué opinan tus usuarios actuales y si cambiarían algo. ¡Pregúntales!

  1. Integra tu producto o servicio con las redes sociales.

No bastará sólo con realizar una integración simple, sino que tendrás que encontrar una funcionalidad que sea susceptible de ser compartida por tus usuarios con sus amigos o seguidores en las redes sociales. Esto generará audiencia potencial y posibilidades de viralización. Uno de los requisitos del Growth Hacking es el de conseguir que tu contenido sea viral.

  1. Fideliza a tus usuarios.

Una vez que has conseguido llegar a los usuarios, necesitas fidelizarlos. Para ello será indispensable que tu producto o servicio cumpla con sus expectativas y, además, necesitarás tener la analítica aún más en cuenta, si cabe. ¡No olvides el email marketing en este paso!

Pero, ¿cómo se hace Growth Hacking?

^10BBEBEFBAB7AFAE6DE1B7B8CC8F716EA5C6516498E86888AB^pimgpsh_fullsize_distr

Existen numerosas técnicas conocidas que podrían considerarse como propias del Growth Hacking, como los modelos de comercialización freemium, los planes amigo o las invitaciones exclusivas. Todos ellos se corresponden con técnicas que buscan atraer a usuarios, aumentar el alcance de las acciones por recomendación y conseguir que prueben el producto o servicio para intentar fidelizarlo después.

En cualquier caso, el modelo más primitivo y fiable para hacer Growth Hacking parte necesariamente de un blog con contenidos relevantes para tu público objetivo, ya que con él no sólo generarás audiencia realmente interesada en aspectos relativos a tu producto o servicio, sino que mejoraras el posicionamiento SEO. ¡No lo olvides!

Por último, para llevar a cabo una estrategia de Growth Hacking exitosa, no pierdas nunca de vista tu embudo de conversión: analiza en qué fase se encuentra cada usuario y actúa en consecuencia para que no se escape. 😉

Growth HackingSEOsocial mediaventaja competitivaventas

Cristina Rodriguez • 28 octubre, 2015


Previous Post

Next Post

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *